25 noviembre 2020

COMBAT SEARCH AND RESCUE (CSAR)

 

Francisco Francés Torrontera, helicópteros, defensa ,redactor, fotógrafo, freelance, canon

               
Los conflictos actuales en los que se ven envueltos los países occidentales se caracterizan, la mayoría de ellos, por presentar unas características muy concretas. Hablamos por un lado de la asimetría del conflicto, por otro de la idiosincrasia del enemigo con patrones comunes en todos los escenarios y por último, de los teatros específicos sobre los que se desarrollan.

Las amenazas a las que hoy se enfrenta occidente distan de presentarse por un asedio de fuerzas organizadas con estructuras militares convencionales que amenazan territorios soberanos. Estas amenazas, que si se podían presentar todavía en el pasado siglo, desaparecieron casi por completo al inicio de este en el que nos encontramos.


Desde entonces el enemigo de occidente pasa por corresponderse con unas estructuras paramilitares muy bien financiadas, con combatientes de carácter insurgente y terrorista con una gran movilidad geográfica, combatiendo sobre un territorio propio de unas muy difíciles características orográficas, climáticas y ambientales, y con una gran capacidad de deslocalizarse y reagruparse. Todo ello alimentado con un ingrediente común, el fanatismo islamista y el odio a occidente.

Todo esto ha motivado que en las últimas décadas las organizaciones militares occidentales se hayan visto obligadas a cambiar sus doctrinas de tal forma que puedan hacer frente a los nuevos conceptos de la guerra asimétrica, y los nuevos combatientes de carácter terrorista.

Esto implica, entre otras muchas cosas, tener que desarrollar acciones militares en países muy lejanos y sobre zonas remotas geográficamente. Estos países en su mayoría presentan unas condiciones climáticas muy duras con orografías muy complicadas sobre las que el enemigo, por encontrarse en su entorno, dispone de una ventaja vital en el conflicto.  

Todo lo descrito ha motivado que, durante las dos últimas décadas, y más concretamente durante los último 10 años, las unidades de Operaciones Especiales (OE), las Fuerzas Especiales y los componentes aéreos de las fuerzas aéreas occidentales hayan adquirido un peso específico muy importante. De igual forma la Inteligencia se ha convertido, en un mayor grado específico, en la herramienta principal para generar el éxito de las fuerzas sobre el terreno.

Este especial protagonismo y peso específico del tipo de unidades descrito ha motivado que la OTAN desarrolle nuevos protocolos y procedimientos comunes de aplicación entre los países aliados.  El uso de fuerzas de OE se ha convertido en el principal elemento táctico de occidente para combatir el terrorismo islamista de forma “quirúrgica”.

La utilización de este tipo de unidades sobre zonas remotas implica trabajar con una serie de recursos específicos muy cualificados entre los que destacan, cada vez con más peso, los helicópteros.

La versatilidad, la utilización de la tercera dimensión y la alta especialización adquirida proporcionan a las unidades de superficie una gran capacidad de despliegue, rapidez de actuación, de letalidad y de disuasión que convierten al helicóptero en herramienta fundamental.

De igual forma el tipo de conflicto y características del mismo generan unos grados de vulnerabilidad sobre los helicópteros que se mitigan con la especialización en procedimientos de operaciones especiales de sus tripulaciones, y con la adecuación de las doctrinas de empleo de las fuerzas que proporcionan las SOATU RW (Special Operations Air Task Unit Rotary Wing) a la idiosincrasia del enfrentamiento.

Aun así, debido al tipo de operaciones especiales al que hacen frente estas aeronaves se eleva el riesgo de poder ser derribado sobre territorio enemigo.

Por este motivo, una de las misiones de especial relevancia en las operaciones militares es la de recuperación de tripulaciones caídas sobre territorio enemigo. Tal es el grado de importancia de estas misiones que al igual que se ha hecho a nivel internacional con la utilización de las unidades de OE, la OTAN está tomando parte en la creación de procedimientos y protocolos específicos para las misiones llamadas CSAR (Combat Search and Rescue).

Especificaremos aquí que, aun existiendo otro tipo de operaciones para la recuperación de personal combatiente aislado en territorio enemigo, nos centraremos en hablar de las misiones CSAR ya que son estas las que se realizan para recuperar tripulaciones de vuelo.

Si se tratara de recuperar personal combatiente no de vuelo la misión pasará por ser una CR o Combat Recovery.

Estas dos son las más comunes y conocidas existiendo otro tipo diferenciado de misión de recuperación de personal que la OTAN considera dentro de la doctrina de las SOF´s. Se trata de las misiones UAR o Unconventional Assisted Recovery para asistir a la recuperación de fuerzas catalogadas de no convencionales, y/o no siempre militares. Podríamos hablar de personal civil autóctono aliado supervisado y dirigido por fuerzas propias de OE, personal de agencias gubernamentales, etc.

La especial relevancia que tienen estas misiones para los países miembros de la coalición viene fundamentada en unos criterios muy claros. Por un lado, permiten recuperar el activo más valioso de cualquier ejército que no es otro que el componente humano. Por otro, los prisioneros que forman parte de las bajas en combate tienen un gran impacto social sobre la población. La recuperación del personal propio evita que el enemigo pueda hacerse con información e inteligencia sobre las operaciones militares, e igualmente evita las acciones de propaganda conocidas por todos del enemigo enarbolando victorias. Y un factor muy importante, influyen en la moral de las fuerzas propias aportando seguridad y por supuesto, afectan a la moral enemiga que ve mermada su capacidad de influir sobre su oponente.


Atendiendo a la estandarización de estas misiones por parte de los países aliados vamos a detallar en estas líneas los agentes implicados y el proceso de desarrollo de una misión CSAR.

Durante el trascurso de una operación militar en cualquiera de los escenarios activos actualmente, una fuerza aliada informa del derribo de una de sus aeronaves sobre territorio no amigo. Automáticamente se ponen en marcha todos los mecanismos establecidos a nivel OTAN para iniciar la operación de recuperación.

Son varios los agentes implicados en este tipo de operaciones cada uno de ellos bien definido y con misiones muy claras. Así, se activan el Centro de Coordinación de Rescate (Rescue Coordination Centrer RCC), el Centro de Coordinación sobre el terreno (On Scene Comander OSC), el Centro de Coordinación para la misión (Airborne Mision Cordinator AMC) y por último el Mando para la Misión de Rescate (Rescue Mision Comander)

Cada uno con sus responsabilidades y activada la misión, lo primero sobre lo que trabajan es en  realizar evaluación de la situación para determinar la vulnerabilidad del personal, atendiendo a si se tiene un Alto Riego de ser Aislado (Hight Risk of being Isolated o HRI), o el riesgo se puede categorizar como moderado (Moderatd Risk Isolated MRI). En estos casos es fundamental la instrucción previa que haya recibido la tripulación. Esta, denominada Survival Evasion Resistence and Escape (SERE) será la que determinará en los primeros momentos tras el derribo la capacidad de sobrevivir sobre territorio enemigo. Este entrenamiento se compone de tres niveles cada uno de ellos con un grado diferente de especialización. El Level A que se compone de una formación básica teórica. El Level B que incluye, además de la fase teórica una fase práctica y, por último, el Level C que además las dos fases del nivel B se completa con un ejercicio real.

Con todo lo descrito, el siguiente paso sobre el que trabajaran los implicados será el de determinar si la operación de recuperación puede ser Inmediata en función de si la situación táctica lo permite, o si, por el contrario, por su grado de complicación se torna complicada y peligrosa requiriendo de un análisis para su ejecución lo que entonces la convertiría en una operación Diferida.

Con estos pasos establecidos una operación CSAR se estructura en cuatro fases:

-           - Fase de planeamiento previo antes del lanzamiento de la fuerza de recuperación.

-        Fase de notificación en la que se analizan los datos para la localización del personal propio sobre el terreno, y el autenticado del contacto.

- *       - Fase de búsqueda que se inicia con el despliegue y lanzamiento de las fuerzas propias sobre el teatro de operaciones

-         Y la fase de reintegración que se completa con la asistencia al abatido y el posterior debriefing.

Vista toda la parte previa y la estructura de la operación, el trabajo sobre el terreno es el que enfrenta a sus protagonistas con el riesgo propio del conflicto.

Designados los equipos de recuperación estos han de trabajar sobre uno de los procedimientos específicos más importantes para estas misiones de recuperación de personal. Se trata del ISPOPREP o Isolated Personel Report creado para la identificación y autenticación del personal una vez localizado, y previamente a ser evacuado. Uno de los riesgos a los que se enfrentan las fuerzas de la coalición en este tipo de misiones es el de poder ser objeto de una “emboscada” por ser el enemigo quién esté esperando a los equipos de recuperación, suplantando a la tripulación abatida. Una manera de evitar este tipo de circunstancia que, aunque es difícil de producirse gracias a los filtros establecidos está contemplada, es mediante el uso del ISPOPREP que todas las tripulaciones tienen creado y estudiado para garantizar la seguridad en la identificación.  

El ISOPREP se compone de un conjunto de códigos y medidas de seguridad creados y desarrollados para autenticar la identidad del abatido y proceder a una evacuación segura. Mediante la creación de una combinación de letras, números y palabras se diseña una tabla CSAR que, con unos pasos establecidos, lleva a la identificación en base a pregunta/respuesta de tal forma que cada miembro de la tripulación tiene su ISOPREP personal del que solo será conocedor él mismo, y el equipo de recuperación al que se le facilita cuando se activa la misión. De esta forma se realizarán preguntas de las que las respuestas solo el rescatado será conocedor. 

De igual forma y previo al momento del contacto existe un procedimiento de seguridad en base a un lenguaje propio compuesto por palabras clave a través de las cuales se comunicará y autenticará que la trasmisión y comunicación con el abatido es segura, con las que se cifrará la posición sobre el terreno de tal forma que no se puedan identificar las coordenadas facilitadas, y se asegurarán los puntos geográficos de las posiciones de ambas partes.


Y para llevar a cabo la búsqueda y posterior reintegración de la tripulación se utilizarán los medios también establecidos en el procedimiento que, en función de la disponibilidad de recursos de los países involucrados en la misión podrán variar en cantidad y forma. Pero esto podrá ser tema para otra publicación.


 

0 comentarios:

Publicar un comentario