22 diciembre 2021

UNA NOCHE CUALQUIERA DE DICIEMBRE

 

Francisco Francés Torrontera, redactor, fotógrafo, freelaqnce, defensa, aviación, aeronáutica, helicópteros, operaciones especiales

Es una noche tranquila de diciembre en Jaca. El cielo está totalmente despejado y la luna llena ilumina las calles vacías mientras el frío, en forma de helada, tiñe con su hielo blanco las aceras, los jardines y los vehículos estacionados. El silencio total acompaña el descanso de lo jaqueses.

Ese mismo silencio impera en el patio de armas de la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE) en el que se acumulan montones de nieve caída en días anteriores que, en contraste con el  oscuro suelo, reflejan en su color blanco la luz de la potente luna.

Al final del patio, en uno de los edificios en forma de U del acuartelamiento, varios instructores del curso de operaciones especiales caminan sigilosamente por uno de los pasillos iluminados con la luz de sus frontales. Son las 04:40am y el instructor Jefe de la fase de instrucción táctica (ITC) se dirige hacia la zona de vida en la que descansan los alumnos que en esta ocasión han dispuesto de unas pocas horas para el sueño.


Abre la puerta, enciende las luces y al mismo tiempo empieza a rugir la megafonía a un considerable volumen para escucharse “Adelante” de Lone Star.

Desde el silencio y la oscuridad en el que se encuentran, el sistema nervioso de los alumnos sale de su aletargamiento y sin solución de continuidad se activa para empezar a saltar de sus literas de forma inminente mientras escuchan las órdenes del Proto: 
“¡VAMOS SEÑORES, LEVANTENSE! LOS QUIERO EN LA CALLE EQUIPADOS Y FORMADOS EN 10 MINUTOS. SE EQUIPAN Y RECOGEN ARMAMENTO YA!. ¡VAMOS, VAMOS, VAMOS!

La música sigue rugiendo, los alumnos intentan equiparse sin molestarse unos a otros. Nadie habla, todos corren. Comprueban si el uniforme está seco, buscan el segundo par de botas porque las primeras siguen mojadas, se enmascaran (otra vez), comprueban que la mochila, el PECO y el antifragmentos siguen donde los habían dejado antes de acostarse mientras sus mentes piensan rápidamente haciendo un repaso virtual para asegurarse que lo tienen todo, que no se dejan nada.

No saben a dónde van ni que les espera. Han pasado en segundos de un estado de relajación total infundido por el cansancio acumulado, a una situación de estrés e incertidumbre ante la que deben reaccionar poniendo en práctica sus capacidades de adaptación.

Salen corriendo de la zona de vida para recoger el armamento. Los instructores les recuerdan por el pasillo. ”¡TRES MINUTOS SEÑORES. ¡VAMOS, VAMOS, VAMOS!”




Uno a uno salen por la puerta de la armería a paso ligero directamente a comprobar el armamento y de ahí, sin dilación, a la formación. Bajo los -3 grados que están cayendo y dadas las novedades, rezan su credo.
“¡SE PARCO EN PALABRAS! ¡QUE LOS HECHOS HABLEN POR TI!”

Mandado descanso el Proto empieza entonces a indicarles qué es lo siguiente a lo que se han de enfrentar.

“¡ATENTOS. VAN A REALIZAR UNA CARRERA INDIVIDUAL A RAPITAN. DESDE AQUÍ SE DIRIGIRÁN A LA PUERTA ESTE FRENTE A LA PISCINA Y DESDE AHÍ, SIN DETENERSE PARA NADA HAN DE LLEGAR AL FUERTE QUE SE ENCUENTRA EN EL ALTO. AQUÍ LES DAMOS EL CRONO DE INICIO E IRÁN SALIENDO CON UN MINUTO DE DIFERENCIA ENTRE USTEDES. LA PRUEBA FINALIZARÁ A LAS 06:30H Y DEBERÁN ESTAR TODOS EN LA ZONA DE REUNIÓN. ¿ALGUNA DUDA?. ROMPAN FILAS Y LAS PATRULLAS PASEN A FORMAR FRENTE A MI DE A UNO. 
NÚMERO 26 USTED SALDRÁ PRIMERO!”


“¡A SUS ÓRDENES MI CAPITAN!

“¡3,2,1 FUERA!”


En el silencio del acuartelamiento solo se oyen las botas de los alumnos golpeando contra el suelo mientras corriendo se pierden en la oscuridad de la calle a la que no llega la luz de la luna llena frenada por los árboles.

Uno a uno los alumnos que continúan en el curso, van saliendo.


Decir para el que no lo conozca que Rapitan es un monte al norte de Jaca al que para llegar a su cota hay que salvar tramos que van desde los 8 a los 20º de inclinación, con un desnivel de unos 330 metros aprox. en un tramo de unos 2 km desde la zona de salida en la EMMOE.





Ya, fuera de la Escuela, el mismo sonido de las botas contra el suelo se escucha ahora a través de la oscuridad de uno de los muchos tramos inclinados por los que hay que pasar para llegar a la cima. Pero en esta ocasión ese ruido seco va acompañado del sonido de la respiración profunda del alumno. Inspira profundamente para llenar sus pulmones con el aire frío del ambiente, que se transforma en un intenso vaho cuando lo exhala al exterior. Los -3 grados no impiden que bajo el casco de los alumnos deslicen las gotas de sudor que recorren el rostro enmascarado verde, marrón y negro.

El equipo y el fusil se convierte en piedra a cada metro que recorren, las piernas cada vez pesan más y se mueven más lentamente. Pero eso no supondrá un problema para llegar al final.

Así les enseñan a pensar en el curso. Esta es la filosofía que les inculcan porque no existe otra opción para vivir este estilo de vida. Solo así podrán sacar adelante la empresa que decidieron emprender.



Después de 10 días de actividad continuada día y noche ahí están, cansados físicamente pero haciendo frente a una nueva prueba de la que nada sabían hace escasos 20 minutos, conociendo solo cuando la deben terminar y sin saber qué les espera después.



Esta es una parte de la rutina del alumno del curso de operaciones especiales durante la ITC. Siempre dispuesto, siempre activo, venciendo el dolor, el frío y el cansancio. Cumpliendo con el ahora y sin miedo al después como reza una parte del credo guerrillero.

“No a su duro pie risco vedado, sueño no ha menester, quejas no quiere. Donde le llevan va, jamás cansado…”


(continuará)

10 comentarios:

  1. Excelente formación de reconocimiento internacional por su dureza y tecnicismo.

    Yeti EOD QRF isaf.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Un excelente programa formativo y doctrinal de operaciones especiales.
      Muchas gracias por su comentario. Un saludo.

      Eliminar
  2. Bravo aún queda gente pura en España.

    ResponderEliminar
  3. Ni el bien le asombra, ni el desden le hiere.
    Sumiso, Valeroso y Abnegado
    OBEDECE, PELEA, TRIUNFA Y MUERE.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien narrado, da la sensación de conocer esa experiencia u otras similares.
    La verdad estaré pendiente por leer más.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario. Me alegro que los relatos hayan sido de su agrado. Le mando un cordial saludo.

      Eliminar
  5. Joder, que recuerdos. Eso sí menuda actualización a sufrido el curso materiales etc.. Pasé allí 3 años en la emmoe apoyo a los cursos y las fotos muestran una realidad realidad y narración.... Sin palabras... Mil gracias.. 0

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario. Me alegro que el texto haya hecho revivir sus recuerdos. Le mando un cordial saludo.

      Eliminar
  6. Genial encontrar joyas así. Me ha recordado mis lecturas favoritas de Dick Couch acerca de la instrucción y cursos de los Navy Seal. Sería genial disponer de un libro que detallase sin revelar procedimientos confidenciales entrenamientos, el día a día, exigencias de los cursos y grupos de operaciones especiales... Algo similar al aclamado documental del G.E.O en Amazon. Hay mucho de lo que estar orgullosos en nuestras fuerzas armadas

    ResponderEliminar